miércoles, 27 de octubre de 2010

Quiero ser una Profesional Cap. 1

Sabes bailar, destacas entre todas tus compañeras, tu te ves capacitada aunque tu profesora no está de acuerdo (No le interesa), haces todos los movimientos perfectamente y no necesitas seguir llenando los bolsillos de tus profesores, es hora de llenar tus propios bolsillos haciéndote un hueco en el mercado. Quieres convertirte en una profesora, bailarina y coreógrafa profesional y para eso no necesitas años de clases, intensivos y estudio, sabes que es solo cuestión de saber moverse y echarle un poco de cara a todo. No tienes escrúpulos y te da igual a quien tengas que pisotear porque tu ego es enorme y tienes una única finalidad. Ser profesional.

¿Cómo? ¿Que aún no tienes nombre?

Es una ley no escrita, cuando quieres dedicarte a la danza oriental no puedes mantener tu nombre porque Manuela García no es un nombre válido para una futura super estrella, es poco elegante y carece de gancho comercial. Has recibido clases regulares con Hartdül, has hecho intensivos con Nirvane y formas parte de la compañía de alumnas de Hartül denominada Ereth-Luthien... ¿Qué esperas conseguir siendo Manuela Garcia? Nada. Además ya hay algunas en tu clase que se han agenciado nombres super originales... Tú no puedes ser menos.

Para empezar busca un poco por internet, haz una lista con todos los nombres que puedas, de profesoras, alumnas, amigas, desconocidas... Con esto podrás hacerte una leve idea de por dónde debes encaminar tu nuevo ego de bailarina profesional. Vamos a ver algunos ejemplos:

Árabe. Dado que el origen de la danza es oriental, ¿Por qué no utilizar su idioma para bautizarte?. Puedes buscar un nombre real, pero sería como ser Manuela García pero en árabe así que mejor pensar en algo más complejo. Puedes buscar una palabra que signifique algo que te guste o algo relacionado con la danza, quizás la traducción no te importe y simplemente cojas el nombre por que su sonoridad sea apropiada... Pero ¡Cuidado! No queremos llamarnos mierdosa, gusano, cucaracha o buitre leonado en árabe, siempre será preferible traducciones del tipo: luz de luna, arco iris, brisa nocturna, estrella, flor del desierto...

Gaelico, celta, quenya. Unos idioma que ofrecen muchas posibilidades pero con el que tendremos que tener cuidado con las traducciones... Pocos podrán averiguar su verdadero significado y su sonoridad es muy elevada. El Quenya es el élfico del Señor de los anillos y existen multitud de diccionarios y traducciones... se supone parecido al gaelico. Aquí podremos obtener nuestro nombre sin mucho esfuerzo, solo busca una palabra que suene bien y cuya traducción no te pueda poner en un aprieto. O traducimos algo que nos guste a ver que sale.

Nombres de grupo. Esto ya se complica... hay una norma por la cual un grupo no puede tener un nombre corto así que te tocará comerte la cabeza para añadirle todo el texto que puedas "Compañía profesional... ", "Bailarinas ...", "Alumnas de... ", "Agrupación ...". Si además consigues traducirlo a otro idioma quedará de lo más exótico.

Yo paso. Si no te quieres comer la cabeza haz lo simple, copia el nombre de alguna bailarina de otra ciudad a la que seguramente usurpes por completo el nombre tarde o temprano cuando seas super famosa. También puedes cambiarle alguna letra para que suene bien o directamente ponte el nombre de tu gato o perro... Suele dar buen resultado salvo que se llame Rocky.

¿Ya tienes nombre?... Pues siento defraudarte pero seguro que ya lo tiene alguien. Entra en google y busca tu nuevo nombre, con suerte no será de algo relacionado con la danza oriental, quizás hayas dado con el nombre artístico de una actriz porno... De nuevo ¡Cuidado!.

Bien, ya tienes tu nuevo nombre. Aún necesitas mejorar mucho tu técnica, pero eso para ti no va a ser un problema. Sigue nuestros próximos capítulos de "Quiero ser una profesional".

Todo el contenido de esta sección es ficticio e imaginario, no se pretende aleccionar, no se pretende guiar, no se pretende NADA... Quien sepa "oler" el sarcasmo y leer entre líneas seguramente pase un buen rato. Todos los nombres son ficticios y cualquier parecido con la realizad es pura coincidencia.

5 comentarios:

Oscar dijo...

JAJAJAJA, esto me va a gustar...

Yo que siempre me he "metido" un poco con el ego que mágicamente les sube a las bailarinas cuando cambian de nombre... XD

Un saludo!

Anónimo dijo...

Me ha encantado!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Más, más, mássssss

Nur dijo...

Muy bueno y cierto.
La que se crea que no necesita nombre, sintiéndolo mucho no entra en el maravilloso mundo de las megas diosas de la danza oriental.
Y lo dice una que se llama Nur de Nuria jeje.

luz rivera panzadanser dijo...

hola que tal! publique tu post en mi blog...
http://luzrivera.blogspot.com/2011/01/humor-17012011.html

By talent dijo...

aaaaaaaaaaaajajajaja!
groso!

ah una cosa, para comentar hay q escribr una palabra como para verificar q soy una persona y no una maquina, y tengo q escribir "tutrolo" esto es too much!