domingo, 27 de abril de 2008

Diario de un damnificado Cap.14

Las leyes de la física también se aplican a la danza del vientre, esto es lo que me ha quedado mas que claro al intercambiar un par de correos de anédotas con un compi damnificado. Ambos hemos pasado por la misma situación. Y como damnificados somos todos me juego el cuello a que saldrán muchas mas damnificadas por las leyes de la fisica en los comentarios. Os cuento...

Estando yo realizando mis labores cotidianas durante una actuación, (Soporte y apoyo en combate como lo llamo yo) custodiando la maleta llena de ropa, un par de sables, dos bolsos, tres o cuatro moviles en los bolsillos y camara de video en mano me disponía a "disfrutar" de la actuación. (remarco "disfrutar" porque a través de una camara no se ve ná, ya que me tiro mas pendiente del zoom y del encuadre que del espectáculo en si). Y como dijo arquímedes...

"Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba igual al peso de fluido desalojado"

No creo que sea la ley física que mas se acerque a lo ocurrido pero si es la que mejor recuerdo jejeje, bueno a lo que vamos. Que la física se impone en todo y el principio de arquimedes aplicado a la danza del vientre puede transcribirse como sigue.

"Todo pecho oprimido en un sujetador de lentejuelas experimenta un empuje hacia fuera proporcional al volúmen del pecho unido al ritmo del tema bailado y a la calidad del propio sujetador"

Asi que ¡Plop!... Allí me veo yo grabando como un carajote mientras mi querida se queda literalmente en Topless al saltarle el "complejo" mecanismo de sujeción. 200 personas. 2 pechos. Y yo grabando. Increible habilidad para controlar el desparrame el de mi chica, que en menos de un nanosegundo consiguió embutirlo todo de nuevo en su sitio y abrocharlo reglamentariamente, haciendo de aquello algo meramente anecdótico mientras seguramente pensaba el ridículo que pasaría al salir del escenario.

Todo quedó perfectamente documentado por los aproximadamente 20 aparatos de grabación y seguramente en la mente de los 30 o 40 chicos del local que por un nanosegundo agradecieron la liberación y posterior meneo que se pegó en el escenario el busto de una de las bailarinas.

Desde aquí hago un llamamiento a todas las tiendas de ropa de danza del vientre del mundo mundial... Unos testeos previos no estarían nada mal para verificar que los broches soportan cierto trabajo bajo presión. Que no creo que sea muy del agrado de ninguna bailarina quedarse sin sujeción durante un meneo ante 200 personas.

13 comentarios:

Asmahan Medinet dijo...

Ja,ja,ja....Qué razón tienes!. Creo que a todas nos ha pasado alguna vez! ja,ja,ja. Bueno a mi 2 veces, pero nadie llegó a ver nada (por suerte para mi) ya que sólo se desabrochó pero no se calló. Lo mejor para que eso no ocurra, es poner 2 cierres (uno al contrario del otro, así si uno falla no el sujetador no se abre). No obstante, tampoco viene mal poner un imperdible por si acaso. Todo esto lo averigué después de las anécdotas. Besos!

kayla dijo...

jeje es la pesadilla de toda bailarina

Erika Ahlam... dijo...

Para mí eres "Blogger del Día" =)

http://erikaahlam.blogspot.com/2008/04/las-hydrus-han-nombrado-este-rinconcito.html

Laial Farah dijo...

Ayys!!! que mal rato se pasa con eso.
Yo para esos momentos tengo el paso "gallina clueca". Es decir. Cuando has notado que la presión ha cedido en tu sujetador y las bandas de la espalda comienzan a caer, pliegas los brazos con fuerza hacia los costados como una gallina y con mucha gracia oriental tomas las de villadiego. Y solo reza para que ningún viejo verde te haya grabado en su móvil con las lolas al aire.
Jejeje a mi me pasó eso con una sala abarrotada de hombres que se lamentaron a grito pelado de que tuviera los reflejos de una gacela y no se me viera nada con el super paso de la gallina clueca.
Todas la que actuamos con frecuencia debemos hacer caso de Asmahan. Sabias palabras basadas en la experiencia.

ZUHRA dijo...

me encanta como relatas la situación !!!! jejeje...

Laire dijo...

jajajaj nosotras cada vez que salimos al escenario nos ponermos doscientos millones de imperdibles "por si acaso..."

Asmahan Medinet dijo...

Los imperdibles! los grandes amigos de la bailarina :-). Qué haríamos sin ellos?

Ayana dijo...

Yo sin imperdibles no salgo jajajajaja, ahora por un control ed metales no creo que pasase jajajajaj...por la ley de inercia, has de seguir bailando con los brazos bien pegaditos al cuerpo en plan tribal, sin dejar escapar aire alguno del alerón jajajajajajaja

Shere dijo...

Pobre chica! lo incómodo que lo debe haber pasado! Ya requiere la suya pararse en el escenario, pero ver como lo dejas casi todo al aire! wow.

Excelente blog! Me lo recomendó una fellow dagnificadora y me parto! seguir así!!!

-Shere

Anónimo dijo...

Me ha pasado.
ni mas ni menos que en dos ocasiones .

la primera con alas de isis , con tastas vueltas se me desabrocho el cierre pero como era de tirantes cruzados no paso nada , nadie se dio cuenta y de hecho yo me entere cuando termine la actuaccion al aire libre y notaba frio en la espalda por una razon que no entendia.

la segunda vez fue mucho mas ocmprometida , justo me estaban anunciando cuando de repente el broche es-ta-llo literalmente , entonces logre encontrar donde habia caido el enganche macho y dio la milagrosa casualidad de que alguien tenia una aguja e hilo ,aquello era un espectaculo viendo a una amiga mia consiendo mientras yo me sujetaba los pecho en la cocina.

Georgina dijo...

Diossss por lo q veo lo único q se puede hacer para evitar esto es ponerse imperdibles!
La verdad es q si a mi me pasara creo que me traumatizaría! Pero es un riesgo q corremos todas, y no sólo en la danza del vientre sino que según q vestuario se pone una al bailar lo q sea tiene q ir con cuidado!

Anónimo dijo...

Recuerdo que la primera vez que actué (en un final de curso, que yo soy amateur), estaba aterrorizada con la posibilidad de pisarme a falda y que se me cayera (el hecho de que me cayera yo me parecía un mal menor). Me puse un montón de imperdibles y me apreté tanto el cinturón que los michelines se desbordaban por encima. La falda no se salió de su sitio, pero yo, por si acaso me había comprado unas fantásticas braguitas y me había depilado hasta las uñas de los pies. Me encanta este blog; se lo he recomendado encarecidamente a mi marido para que no se sienta tan incomprendido.

Lagalita dijo...

Jajajaja sin duda, lo mejor de todo es como lo cuentas! XD jajajajaja Yo solo de pensar que me pase a mi me pongo roja de la vergüenza!

Tomo nota de los imperdibles y el paso de la gallina XD